Situación de la atención de la salud en Panamá y América Latina observada desde diferentes perspectivas en cuanto a patologías clínicas.

Cecar Cuero

Resumen


La situación de la atención en salud en Panamá, enfrenta diversos retos, tal como ocurre con el resto de los países de América Latina. Hay una creciente demanda, atendida con un presupuesto asignado que no se corresponde con la demanda. La mayor parte de estos esfuerzos son asignados al tratamiento de los pacientes que padecen de enfermedades crónicas, pero muy poco se invierte en prevención primaria y secundaria, lo que lógicamente, contribuye a elevar los gastos y la demanda de atención.

La enfermedad cardiovascular en todos los países ocupa los primeros lugares en lo que a morbimortalidad se refiere. Ella condiciona el comportamiento del paciente que la padece. En Panamá y sin duda en nuestra región, hay muy poca información sobre el impacto de esta enfermedad en cuanto a las limitaciones que causa a quien lo padece, e igualmente como afecta la calidad de vida de estos pacientes, haciendo énfasis en las limitaciones físicas, sociales, financieras y de salud que cada paciente vive. Se presenta un mesurado estudio que valoró la carga económica de cuatro patologías cardíacas de las más comunes en Panamá y Latinoamérica: hipertensión arterial; insuficiencia cardíaca; infarto de miocardio y fibrilación auricular. Además se calculó el costo-efectividad de dos herramientas tecnológicas y modernas: la telemedicina y el soporte telefónico estructurado para el manejo de la insuficiencia cardíaca. Sorprende los costos millonarios que genera al sistema de salud de Panamá las patologías antes señaladas. Son cifras considerables que merman la capacidad de atención de cualquier estado y si estos resultados se dan en un país pequeño con apenas 4 millones de habitantes, su incidencia y efecto negativo será mayor en los países con mayor población de la región.

Por otro lado, los conductores de transporte selectivo están sometidos a una serie de riesgos laborales por la índole de su trabajo. Hay que destacar que en mucho, estos riesgos van ligados a la pobre conciencia que los propios conductores muestran al respecto. Y es que en su inmensa mayoría desconocen la importancia de conservar buenos hábitos de higiene, postura, alimentación y demás, que por ende hacen esperados los riesgos en mención.

Estos riesgos laborales han sido poco estudiados, por lo que destaca el trabajo presentado en este número al respecto, donde se evalúa a los conductores de transporte selectivo, o taxis, los cuales como los otros conductores de transporte público están sometidos a riesgos físicos, psicosociales, biológicos, entre otro. Se evalúan las condiciones laborales y de salubridad de los conductores de transporte público individual de pasajeros tipo taxi de la ciudad de Bucaramanga, Colombia, pero bien pudo ser cualquier ciudad de América Latina, ya que sus conductores de trasporte público tienen las mismas características laborales, guardan las mismas condiciones laborales y por ende están sometidos a los mismos riesgos laborales. La mayoría de estos conductores tienen jornadas de más de 8 horas diarias, posturas incorrectas al manejar con vibración corporal y movimientos repetitivos de mano y muñeca lo que conlleva al deterioro de la salud física, mental y emocional de los mismos, afectando también al entorno familiar.

Un problema de salud, del cual no se le presta la atención debida y está asociado al envejecimiento, tomando en consideración que en nuestro continente, cada vez es mayor la población de adultos mayores, son los síndromes demenciales. No se conoce el impacto que estos pacientes causan a la ya comprometida salubridad nacional, y se plantea un reto el hacer un estudio para investigar cómo afectan estos cuadros a la salubridad de Panamá y de la región, desde el punto de vista económico y de atención. Estos síndromes se caracterizan por la pérdida de las capacidades cognitivas como memoria, orientación, lenguaje y demás. La hipertensión arterial en los adultos mayores es un problema al que se le debe prestar más atención por las complicaciones que genera entre estos. La misma se encontró como el más común factor de riesgo en la aparición de estos síndromes demenciales. Los cuadros clínicos más comunes asociados a los síndromes demenciales fueron la demencia vascular y la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, los diagnósticos frecuentemente inespecíficos pueden ser señal de deficiencias diagnósticas.

Texto completo:

[PDF]

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Académia Panameña de Medicina y Cirugía. Derechos reservados 2013. Un servicio de Infomedic International S,A.